lunes, 13 de julio de 2009

TRASCENDENCIA HISTORICA DE LA LOGIA "CONSTANTE UNION" Nº 23


Si consultamos el diccionario, veremos que la Logia es el lugar donde se reúnen los masones. Tambien se llaman logias, para la arquitectura, las galerías abiertas a un patio, como en el frente e interior de la Casa de Gobierno de Corrientes (obra, dicho sea de paso, proyectada por un masón de esta Logia: el Ingeniero Juan Col).


La Constante Unión, de acuerdo a la tradición se fundó el 12 de agosto de 1834, por quien tres años después sería gobernador de Corrientes, y moriría en Pago Largo en 1839, el Coronel Genaro Berón de Astrada a quien acompañaban el Coronel Angel Maria Nuñez y otras destacadas personalidades políticas y militares de la provincia, entre las que se estima podría haber estado Don Pedro Ferré.


Si bien no se conservan registros de aquella época, ciertos testimonios citados por el historiador masónico Alcibíades Lappas muestran que -desaparecido Berón de Astrada (quien habría sido su primer Venerable Maestro o Presidente)- la Logia fue reorganizada en 1841. Esta Logia, a lo largo de su trayectoria participó activamente por la acción de sus integrantes en la vida social, política e institucional de la provincia. Tuvo épocas de gran desarrollo y otras de cierta decadencia, pero a pesar de los altibajos que sufrió, se mantiene hasta nuestros días practicando las normas por las que rige su acción.


La igualdad, la libertad, la fraternidad, la filantropía,la ciencia, la justicia y el trabajo, entre otras, son banderas que nunca fueron arriadas por los masones correntinos; entre ellos figuraron gobernadores, líderes políticos, prestigiosos educadores, militares destacados, comerciantes e industriales, médicos, obreros y periodistas, es decir toda la gama de aquellos que llevan adelante el progreso humano.


Aparecen así nombres vinculados a la historia correntina, a sus instituciones y a sus emprendimientos: Juan Gregorio Pujol, José Maria Paz, José Hernandez, Isidro Odena, Juan Ramon Vidal, José Lopez Somoza (fundador del Ingenio Primer Correntino), Adolfo Contte, varios de los “Héroes Civiles” de Corrientes, entre los que se destacan José Maria Mendía y Javier Puig de Mazza (médicos caídos durante la epidemia de fiebre amarilla de 1871), Santiago Baibiene (militar, político e industrial), Manuel Vicente Figuerero (docente e historiador), Publio Escobar (destacado docente), Valentin Virasoro, Elias Abad, el citado Juan Col y muchos otros cuya nómina seria muy largo de enumerar.

A continuación, veremos una perspectiva general del papel que le cupo a la Augusta y Respetable Logia Constante Unión No.23 (tal su denominación completa) durante la mayor parte de sus 175 años en Corrientes, señalando a grandes rasgos algunas características generales de la actividad masónica en nuestro medio, y su impronta en la sociedad correntina, cuya influencia llegó a las provincias vecinas, como el Chaco por caso, y hasta el Paraguay.

Entre los años 1837 (mandato de Beron de Astrada) y 1931 (revolución radical del Tte.Cnel. Gregorio Pomar) rigieron el destino de Corrientes por lo menos veinte masones incluyendo gobernadores legales, de facto e interventores federales; asimismo el Dr. Ricardo Harvey en un trabajo referido al tema, detalla ocho Senadores Nacionales entre 1880/1946 y veintisiete Diputados Nacionales entre 1860/1914 “de filiación masónica”. También miembros de la Orden ocuparon cargos en la Legislatura provincial y en la Municipalidad de la capital, la mayoría de los cuales perteneció a la Logia Constante Unión, como iniciados o miembros honorarios.

Reorganizada en 1858 sufrió los ataques del clero local, de tal manera virulentos, que la Logia debió suspender sus actividades al año siguiente. Interesante documentación de sus archivos refleja lo ocurrido. Con la Guerra del Paraguay llegaron militares masones a Corrientes y se logró la reapertura del Taller en 1867, figurando entre sus miembros José Hernández, autor del Martin Fierro. Para la anécdota: cuando fallece en Corrientes el Dr. Santiago Derqui, que había sido Presidente de la Confederacion y masón de nota, se suscita un conflicto con la Iglesia correntina que no quería permitir su entierro en el cementerio católico; le cupo a José Hernandez lograr su inhumación mediante arduas tratativas que incluyeron al gobierno nacional. Paradojalmente, los restos de Derqui descansan hoy en una urna, en la Iglesia de la Cruz.


A lo largo del tiempo se producirían hechos semejantes; hay Actas donde se consigna que al no permitirse el entierro de protestantes en el cementerio público, los masones los enterraron junto a sus propios muertos, en propiedades privadas, hasta que tuvieron los protestantes su propio enterratorio. Otro hecho digno de destacar es la permanente preocupación de la Logia para ayudar a los necesitados: finalizada la Guerra del Paraguay, concurrió con auxilios a ese país, organizó la Comision de Damas de Caridad para asistir a los heridos,integrada por esposas e hijas de masones; cuando un terremoto azotó a La Rioja, se remitió un aporte pecuniario; años después hizo lo mismo ante un desastre similar en el Perú. En la contemporaneidad, y en épocas no tan lejanas concurrió tambien en auxilio de los afectados por las inundaciones en ciudades correntinas; envió contribuciones para los soldados argentinos en la guerra de Malvinas e inscribió a sus miembros como donantes voluntarios de sangre.


En general, leyendo las Actas y la correspondencia archivada puede apreciarse la ayuda brindada a lo largo del tiempo a pobres, viudas, huérfanos, presos en la cárcel, indigentes, desamparados e instituciones benéficas: cuando en Corrientes se crean el Asilo de Huérfanos y el Asilo de Mendigos (hoy Hogar de Ancianos por la calle Buenos Aires) – década de 1880 –la Logia Constante Unión efectúa importantes aportes pecuniarios a cada uno de ellos. En 1894, se funda la Sociedad Filantrópica Constante Unión, que como su nombre lo indica iene como objetivo canalizar la ayuda que la Logia brinda.


Volviendo un poco atrás, cuando en 1871 se produjo la epidemia de fiebre amarilla ya mencionada, además de los médicos citados, Mendía y Puig de Mazza, otros masones de la Logia Constante Unión trabajaron también abnegadamente para aliviar el dolor de sus semejantes -en total el Taller sufrió ocho bajas-, casi todos forman parte de la nómina de “Héroes Civiles de Corrientes” como los llamó la gratitud pública, homenajeados en 1931 por un Decreto Municipal, y cuyo recuerdo hoy perdura en el nombre de una calle, sendos pabellones del Hospital Vidal y en el monumento erigido en la Plaza de la Cruz, sitios todos ellos de la capital correntina.


Hubieron otros campos, como la economía, la salud, la educación, la justicia, etc. donde los obreros de la Logia Constante Unión tuvieron preponderante rol. Su enumeración sería muy extensa, pero nos remitimos a los nombres citados al comienzo.

Para finalizar: la Augusta y Respetable Logia Constante Unión No.23 de Corrientes, fue también en estos 175 años, “Madre de Logias”, como la llamó un autor contemporáneo, (Maestro Mason de ella), pues de su iniciativa o apoyo salieron los fundadores de las Logias:


- Fraternidad No. 29, de Goya
- Union Paraguaya No.30, de Asunción.
- Estrella de Misiones No.41 de Paso de los Libres.
- Isla del Cerrito
- Bello Hiram No.124 de Bella Vista.
- Humanidad No.129, de Empedrado.
- General San Martin No.328, de Resistencia, Chaco.
- Estrella del Chaco No.334, de Presidencia Roque Sáenz Peña (Chaco)

La Constante Unión ha sobrevivido a todas ellas. En su Taller tuvieron y tienen cabida hombres de todos los estamentos de la sociedad correntina, e incluso foráneos: miembros de familias patricias, obreros, empresarios, militares y profesionales como ha quedado dicho. Los unió siempre, y los une todavía el ideal de Libertad, Igualdad, Fraternidad y el lema Ciencia, Justicia y Trabajo.

En el valle de Corrientes, a 9 dias del mes de julio de 2009 ( e:. v:.), aniversario de la Declaracion de la Independencia Argentina. S:.F:.U:. y A L:.G:.D:.G:.A:.D:.U:.





Colaboración del Querido Hermano F. R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada